PDF Buenas esposas (Spanish Edition)

Free download. Book file PDF easily for everyone and every device. You can download and read online Buenas esposas (Spanish Edition) file PDF Book only if you are registered here. And also you can download or read online all Book PDF file that related with Buenas esposas (Spanish Edition) book. Happy reading Buenas esposas (Spanish Edition) Bookeveryone. Download file Free Book PDF Buenas esposas (Spanish Edition) at Complete PDF Library. This Book have some digital formats such us :paperbook, ebook, kindle, epub, fb2 and another formats. Here is The CompletePDF Book Library. It's free to register here to get Book file PDF Buenas esposas (Spanish Edition) Pocket Guide.

Sus animos inqui- etos i bulliciosos: la lijereza i soltura de los cuerpos estraor- dinaria; dados a las relijiones falsas i culto de los dioses: aborrecedores del estudio de las ciencias, bien que de grandes injenios. En la guerra fueron mas valientes contra los enemigos, que astu- tos i sagaces. El arreo de que usaban, simple i grosero ; el mantenimiento mas en cantidad que esquisito ni regalado: bebzan de ordinario agua, vino mui poco : contra los malhe- chores eran rigurosos, con los estranjeros, benignos i amo- rosos.

Esto fue antiguamente ; porque en este tiempo mucho se han acrecentado asi los vicios, corno las virtudes. Los Tratdron i acometieron tambien de ayudar, 'thought of aiding and did actually aid. En ninguna provmcia hai mayores, ni mas ciertos premios para la virtud; en ninguna nacion tiene la carrera mas abierta i patente el valor i doctrina para adelan- tarse En lo que mas se senalan es en la constancia de la relijion i creencia antigua: con tanta mayor gloria, pues en las naciones comarcanas en el mismo tiempo, todos los ritos i ceremonias se alteran con opiniones nuevas i estravagantes Dentro de Espana Jlorece el consejo ; fuera, las armas.

Los cuerpos so? Verdad es, que en nuestra edad se ablandan los naturales, i enfiaquecen con la abundancia de deleites i con el aparejo que hai de todo gusto i regalo de todas mane- ras, en comida i en vestido. El trato i comunicacion de las otras naciones que acuden a la fama de nuestras riquezas i traen mercaderias que son a proposito para enjiaquecer los naturales con su regalo i blandura, son ocasion de este dano. Con esto, debilitadas las fuerzas i estragadas con las cos- tumbres estranjeras, muchos viven desenfrenados, sin poner fin ni tasa, ni a la lujuria, ni a los gastos, ni a los arreos i galas.

JYacen en ella todas las plantas conocidas en todas las otras partes de la tierra. Volcanes de perpetuas llamas, que arrojan entre las asperezas de la montaiia losas de azufre, i alii mismo altas arboledas, en cuyas ramas se suelen ver jeneros de aves de cuantas vuelan en las otras partes del mundo. Munda de elefantes tan nobles, que les reconocen supe- rioridad los demas,J puestos en su presencia. Aflijirse de palabras espanto- sas; guardar cierta especie de relijion, reconociendo al sol Rieganla, 'it is watered by, 5 in similar cases it is better to use the passive verb in English.

Que tienen, understood. ZZb Aquel, understood. Aquel aflijirse de, 'their being grieved or afflicted by;' aquel guardar, 'their keeping. Tienen memoria de lo que aprenden, i segun Jilio nos persuade, podemos creer que lloran las noches su servi- dumbre con angustiosas murmuraciones ; i si en medio del llanto sobreviene alguna persona, moderan los jemidos con vergonzoso movimiento ; i en efecto parece que sienten el agravio de su suerte.

De mejor gana sustentan armada sobre sus espaldas la jente de guerra, i grandes castillos edifi- cados en ellas. Bartolome Leonardo de Arjensola. Sintib Hernan Cortes su muerte como perdida incapaz de consuelo ; aunque le hacia mas falta como amigo que como director de sus intentos, por hallarse ya introducido en la voluntad i respeto de toda la republica.

Resolvio otro dia Cortes entrar de luto en la ciudad; pre- vtnose de ropas negras, que vistieron sobre las armas el i sus capitanes, a cuyo efecto mando tefiir algunas mantas de la tierra. Luego que llegue a Madrid, estableci mi habitacion en una posada, en donde, entre otras personas, vivia un capitan viejo, que, desde las estremidades de Castilla la Nueva, habia venido a la corte, para solicitar una pension que creia tenet bien merecida.

En el resto era como los otros. En cuanto a costumbres, era mui escrupuloso, i se picaba sobre todo en puntos de honra. Pero no era de aquellos que en semejantes ocasiones esperan pocas suplicas; al contrario, se manifesto mui delicado, i me did las gracias. No se alimentaba de otra cosa que cebollas i ajos, i asi solo tenia el pellejo i los huesos. Para no tener testigos de sus malas comidas, se encerraba en su cuarto a la hora de ellas. No digo yo que el casado 6 alguno ha de carecer de ora- cion; sino, digo la diferencia que ha de haber entre las buenas relijiosa i casada.

Porque, en aquella el orar es todo su oficio, en esta ha de ser medio el orar para que mejor cumpla su oficio. Aquella no quiso el marido, i negb el mundo, i DESPiDiose de todos para conversar siempre i desem- barazadamente con Cristo; esta ha de tratar con Cristo para A ponerle de balde en limpio, 'to copy off gratis. The mere act of giving thanks, in Spanish, is expressive of answering in the negative. There hangs in regard to the authorship of this book a mystery which the severest investigation has not yet unravelled.

Those who may be anxious to enter fully into this literary problem are referred to the North American Review, No. Aquella ha de vivir para orar contirmamente ; esta ha de orar para vivir como debe, Aquella aplace a Dios rega- landose con el; esta le ha de servir trabajando en el gobierno de su casa por el. Mas considere vm. Porque, sabida cosa es, que cuando la mujer asiste a su of icio, el marido la ama, i la familia anda en concierto, 36 ' i aprenden virtud los hijos, i la paz reina, i la hacienda crece, I como la luna llena, en las noches serenas se goza rodeada, i como acompanada, de clarisimas lumbres, las cuales todas parece que avivan sus luces en ella, i que la miran i reve- rencian; asi la buenaf en su casa reina i resplandece, i con- vierte a si juntamente los ojos i corazones de todos.

Luis de Leon. Cree- mos hallarlsL en aquellas m ism as cosas, cuya instabilidad cono- ccmos; i siempre ciegos, siempre insensatos, nos dejamos arrastrar infelizmente de las preocupaciones mundanas, sin poner la mira en lo que sabemos por esperiencia, que es lo mas solido i permanente. Todos estos son efectos de nuestra flaqueza, que se Usonjea con el vano esplendor de la vanidad i del orgullo; i ofuscados de aquella esterior brillantez que nos presenta, seguimos el ejemplo deplorable, i funesto de otros muchos que obcecados i alucinados de las mismas futiles ideas, kalian por fin el fastidio, la inquietude el dis gusto, la molestia i la miseria en lo que crezan encontrar el reposo, la alegria, el gusto i la felicidad.

Si el hombre reflecsionase con madurez, que no en las vanidades del mundo, ni en las riquezas que anhela la sedienta codicia. J sino en la tranquilidad de la conciencia i en la me- 'diocridad estd la verdadera dicha; si considerase que no la satisfaccion de los sentidos, ni el saciar los apetitos, produce el verdadero bien, sino el cultivo de la virtud i el cumplimi- ento de las obligaciones de su estado; se contentarza mas facilmente ; viviria sin tantas zozobras; no anhelaria s.

J Son mui pocos los hombres que piensan de este modo, i por lo mismo son muchos los que vituperan i censuran a los que lo hacen; siendo la mayor lastima, que incurren en el m Hombre de Men, 'honest man. Se tiene, 'is held,' in this sentence precedes its subject cualquiera, 'any one. Estdbale yo an dia viendo en aquel inocente trabajo, i me dip en un tono serio i festivo; I " Que te parece, Jil Bias, no es un espectaculo tan estrano como divertido, el ver a un ministro desterrado de Madrid, hacer de jardinero en Loeches?

He was born at Rome, in , while his father was ambassador from Spain, at that court. He was a celebrated minister of Philip IV. He enjoyed for some time the entire confidence of the King, but was afterwards disgraced, and retired to Loeches. Here he bore his reverses with a philosophic spirit. But he was afterwards banished to Tono, became broken-hearted, and died , in the 57th year of his age. Toda la famllia estaba contentisima i admirada de ver al conde tan superior a su desgracia, rebosando de gozo en una vida tan diferente de la que habia tenido hasta alii, cuancio todos advertimos en el una repentina mudanza, que palpablemente iba creciendon i nos Ueno de grandisimo dolor.

Vzmosla taciturno, pensativo, i como abismado en una profimclisinla melancolia. Abandono todo juego i pasatiempo, hut a de la jente i se vlostraba insen- sible a cuanto podiamos hacer i discurrlr para divertirle. Luego que acababa de Comer se cncerraba en su cuarto, de donde no salia hasta la noche. Parecionos que aquella tris- teza podia tener orijen en la memoria de la grandeza pasada, i en este concepto procurdmos dejarle solo con el relijioso su confesor; pero su elocuencia tampoco pudo triunfar de la melancolia del duque, antes bien cada vez se descubria mayor.

La peninsula, llamada Espana, solo estd contigua al conti- nente de Europa por el lado de Francia, de que la separan los montes Pirineos. Esta feliz situacion la hizo objeto de la codicia de los Fenicios i otros pueblos. Los Cartajineses, parte por dolo, i parte por fuerza, se establecieron en ella- i los Romanos quisieron completar su poder i gloria con la conquista de Esparia; pero encontra- ron una resistencia, que parecib tan estraria como terrible a los soberbios dueiios de lo restante del mundo.

Numancia, una sola ciudad, les costb catorce arios de sitio ; la perdida de tres ejercitos, i el desdoro de los mas famosos jenerales, hasta que reducidos los Numantinos a la precision 38i I en es t e concepto, 'and, under this idea,' c and, therefore. El grande Escipion fue testigo de la ruina de Nu- mancia; pues no puede lla? Pero la fortuna de Roma, superior al valor humano, la hizo senora de Espaiia, como de lo restante del mundo, menos algunos montes de Cantabria, cuya total conquista no consta de la historia.

Largas revoluciones, inu tiles de contarse en este paraje, trajeron del norte enjambres de naciones feroces, codiciosas i guerreras, que se establecieron en Esparia : pero, con las deli- cias de este clima, tan diferente del que habian dejado, caye- ron en tal grado de afeminacion i flojedad, que a su tiempo fueron esclavos de otros conquistadores, venidos del medio- dia. Huyeron los Godos Espanoles hasta los montes de una provincia, hoi llamada Asturias ; i apenas tuvieron tiempo de desechar el susto, llorar la perdida de sus casas, i ruina de su reino, cuando salieron mandados por Pelayo, uno de los mayores hombres que la naturaleza ha producido.

X La, 'it,' referring to espedicion. Varios reinos se lev ant ar on sobre la ruina de la monarquia Goda Espanola, destruyendo el reino que quertan edificar los Moros en el mismo terreno, regado con mas sangre Espaiiola, Romana, Cartajinesa, Goda, i Mora de cuanto se puede pondera? Pero la poblacion de esta peninsula era tal, que despmes de tan largas guerras i tan sangrientas, aun se contaban veinte millones de habi- tantes en ella.

Incorpordronse tantas provincial i tan diferenies en dos coronas, la de Castilla i la de Aragon ; i ambas en el matri- monio de D. Fernando i Dona Isabel, principes que seran inmortales entre cnantos sepan lo que es gobierno. La reforma de abusos, aumento de ciencias, hurnillacion de los soberbios, amparo de la agricultura i otras operaciones semej antes, for- mdron esta monarquia. Ayudoles la naturaleza con un nu- mero increible de vasallos insignes en letras i armas, i se pudieron haber lisonjeado de dejar 8 ' a sus sucesores un imperio mayor i mas duradero, que el de Roma antigua contando las Americas nuevamente descubiertas si hubieran logrado dejar su corona a un heredero varon.

Negoles el cielo este gozo a trueque de tantos como les habia concedido, i su cetro paso a la casa de Austria, la cual gastb los tesoros, talentos i sangre de los Espaiioles en cosas ajenas de Esparia, por las continuas guerras, que asi en Ale- mania, como en Italia, tuvo que sostener Carlos Primero de Esparia, hasta que cansado de sus mismas prosperidades, 6 Be cuanto se puede ponderar, 'than can be dwelt upon. Felipe II. Este principe, acusado por la emulacion, por ambicioso i politico como su padre, pero menos afortunado, siguiendo los proyectos de Carlos, no pudo hollar los mismos sucesos aun a costa de ejercitos, de armadas, i de caudales.

Murib de- jando a su pueblo estenuado con las guerras; afeminado con el oro i plata de America; disminuido con la poblacion de un mundo nuevo; disgustado con tantas desgracias, i deseoso de descanso. Paso el cetro por las manos de tres principes menos aciivos para manejar tan grande monarquia ; i en la muerte de Carlos Segundo no era Espana sino el esqueleto de un jigante. Jose Cadalso. Piensa cuan terrible sera aquel dia, en el cual se avertgua- ran las causas de todos los hijos de A dan, i se concluiran los procesos de nuestras vidas, i se dard sentencia difmitiva de lo que para siempre ha de ser.

Aquel dia abrazard en si los dias de todos los siglos, presentes, pasados, i venideros: porque en el dard el mundo cuenta de todos estos tiempos, i en el derramard Dios la ira i la sana que tiene recojida en todos los siglos. Considera las senales espantosas que precederdn este dia: porque, como dice el Salvador, antes que venga este dia, ha- bra senales en el sol i en la luna i en las estrellas, i rmalmente en todas las criaturas del cielo i de la tierra: porque todas ellas sentirdn su fin antes que fenezcan, i se estremecerdn i comenzardn a caer antes que caigan.

Yo te crie a mi imajen i semejanza, te di la lumbrede la fe, te hice cristiano, i te redimi con mi propia sangre Testigos son esta cruz i clavos que aqui parecen; testigos estas llagas de pies i manos, que en mi cuerpo queddron; testigos el cielo i la tierra delante quien padeci. Pues i que hiciste de esa anima tuya, que yo con mi sangre hice mia; en cuyo servicio em- pleaste la que yo compre tan caramente?

Llameos tantas veces, i no me respon- disteis; toque a vuestras puertasj i no despertasteis; estendi mis manos en la cruz, i no las mirdsteis. Por cierto, cosa es esta, que si bien se considerase, bastaba para dejar atonitos a todos los hombres. Alii discurren los anjeles, ministran los arcanjeles, triunfan los principados, i aiegranse las potestades, ensefioreanse las dominaciones, resplandecen las virtudes, re- lampaguean los tronos, lucen los querubines, i arden los serafines, i todos cantan alabanzas a Dios.

Mui activo es el fuego en calentar, i el sol en alumbrar, i mucho se esticnde su virtud; mas todavia reco- noccn estas criaturas sus fines, i tienen terminos que no puedcn pasar. Por esta causa puede la vista de nuestra anima llegdr de cabo a cabo, i comprehenderlas? Mas vos, senor, sois infinito: no hai cerco que os comprehends: no hai entendimiento que pueda lie gar hasta los ultimos terminos de vuestra substancia, porque no los teneis.

Sois sob re todo jenero i sobre foda especie, i sobre toda naturaleza criada. Porque asi como no reconoceis superior, asi no teneis jurisdiccion determinada. A todo el mundo, que criasteis en tanta grandeza, puede dar vuelta por el mar oceano un hombre mortal : porque, aunque el sea mui grande, todavia es finita i limitada su gran- deza.

Ni vuestro ser comenzo en tiempo, ni se acaba en el mundo: sois ante todo tiempo, i mandais en el mundo, i fuera del mundo; porque llamais las cosas que no son como a las que son. Pues, siendo como sois, tan grande I quien os conocerd? De esta misma anima con que vivimos, cuyos oficios i virtud cada hora esperiamentamos, no ha habido filosofo hasta hoi que haya podido conocer la manera de la esencia, por ser ella hecha a vuestra imajen i semejanza.

El monte escelso de la virtud esta formado al reves de todos los demas montes. El monte de la virtud, tiene desabrida la falda, i graciosa la eminencia. El que qniere arribarle, a los prime- ros pasos no encuentra sino piedras, espinas, i abrojos: asi como se va adelantando el curso, se ua disminuyendo la aspereza i se va descubriendo la amenrdad ; hasta que en fin, en la cumbre no se encuentran sino hermosas rlores, regala- das plantas, i cristalinas fuentes.

El primer transito es sumamente trabajoso, i resbaladizo. Lldmanle al recien convertido, desde el mar del mundo, los 4oi p or ser e n a hecha a, 'because it is made after. Mir a con terneza la llanura del valle que dejo. Contempla con pavor el cerio de la montaiia a que aspira. Libre de la carcel del pecado, aim lleva en sus pa- siones las cadenas, cuya pesadumbre conspira con la arduidad del camino, para hacer tardo i congojoso el movimiento. Ya va hallando menos aspera la senda : ya los clamores de las delicias terrenas hacen me- nos impresion, porque se oyen de mas lejos. Melantando algunos pasosmas, ya se va descubriendo algo llano el camino; aunque una u otra vez representa la costumbre antigua los gozados placeres, i la dificultad de vivir sin ellos, es tan languidamente, i con tanta tibieza, que no hace fuerza alguna.

Era la Marquesa de Chaves une viuda de treinta i cinco arlos; bella, alta, airosa i bien proporcionada. No tenia hijos, i gozaba diez mil ducados de renta. Con todo eso, era cele- brada en Madrid, i jeneralmente tenida por la dama de mayor talento. La mejor comedia, el romance 6 la novela mas injeniosa, mas alegre i mas verosimilmente conducida, todo esto se miraba como una pueril i lijera produccion, que no merecia alabanza alguna. Por el contrario la minima obra seria, una oda, un soneto, una egloga pasaba alii por el ultimo esfuerzo del injenio humano. Sucedza tal vez que el publico no se con- formaba con la decision del tribunal, antes bien silbaba las obras que habzan sido aplaudidas en aquel areopago.

La Marquesa me hizo maestresala de su casa. En esto vimos entrar a un hombre seco, mui grave, ceji- junto, i fhmcido. No le perdonb mi caritativo instructor. Este es?

NCIS: CRIMINOLOGÍA NAVAL - EL CLUB DE LAS BUENAS ESPOSAS (audio latino) (ALTA CALIDAD)

Tras de este entro otro caballerito de buen porte; pero de furioso aire a la Griega, quiero decir de un hombre lleno i pagado de si mismo. Pregunte a Molina quien era, i me respondib que era un poeta dramatico, el cual habia compues- to cien mil versos que no le habian valido cuatro cuartos ; pero que recientemente por solo seis renglones en prosa habia conseguido formarse una buena renta I Bravo! A este se le oye mucho antes que se deje ver. Con efecto, resonaba en toda la casa la voz del Licenciado Campanai, que en fin aparecib en la antesala con otro Bachil- ler amigo suyo, i prosiguib atro?

Este Licenciado, dije a Molina, parece hombre de injenio. Si, lo es, me re- spondio: tiene ocurrencias mui saladas; se esplica con gra- cia i agudeza; es mui diverticla su conversacion ; pero es un En esto, 'at this time,' 'at this juncture. This is an elliptical sentence ; having the word moda, 'fashion,' understood.

A la Griega, should therefore be translated 'after the Greek manner,' or 'fashion.


  • Spanish Edition Confessions of a Mega-Church Pastors - Free Copy;
  • Three String Blues.
  • Contribute to This Page!
  • Eternal Vows - Book 1 (The Ruby Ring Saga)?
  • Whose Culture?: The Promise of Museums and the Debate over Antiquities.

En suma para no estimar las cosas mas de lo que valen, estoi persuadido a que la mayor parte de su merito consiste en aquel aire comico i gracioso, con que sazona todo lo que dice; i asi no creo que le harm mucho honor una coleccion de sus agudezas i gracias, si se diese a luz. Fueron entrando despues otras personas, de todas las cuales me hizo Molina mui graciosas descripciones. Apenas habia el rubicundo Apolo tendido por la faz de la ancha i espaciosa tierra, las doradas hebras de sus hermosos cabellos, i apenas los pequeiios i pintados pajarillos con sus arpadas lenguas habian saludado, con dulce meliflua harmo- nia, la venida de la rosada aurora, que dejando la blanda cama del celoso marido por las puertas i balcones del man- chego horizonte a los mortales se mostraba; cuando el fa- moso caballero Don Quijote de la Mancha, dejando las ociosas plumas, subib su famoso caballo Rocinante, i co- menzo a caminar por el antiguo i conocido campo de Montiel ; i afiadib, diciendo: "Dichosa edad i siglo dichoso aquel en donde saldrdn a luz las famosas hazanas mias, dignas de entallarse en bronce, esculpirse en marmoles, i pintarse en tablas para memoria en lo futuro.

Ese es el cuerpo de Crisostomo que fue unico en el injenio, solo en la cortesia, estremo en la jentileza, fenics en la amistad, magnirico sin tasa, grave sin presuncion, alegre sin bajeza; i finalmente, primero en todo lo que es ser bueno, i sin segundo en todo lo que es i fue desdichado. Quiso bien, fue aborrecido; adorb, fue desdi- chado : rogb a una fiera, importuno un marmol, corrib tras el viento, did voces a la soledad, sirvib a la ingratitud, de quien alcanzb por premio, ser despojo de la muerte en la mitad de la carrera de su vida.

Parecia de cuarenta i cinco a cuarenta i seis anos, alto de cuerpo, moreno de rostro, cejijunto, barbinegro, i mui espeso, los ojos hundidos. Venza en camisa, i por la aber- tura de delante descubrza un bosque; tanto era el vello que tenia en el pecho. Traza una capa de bayeta casi hasta los pies, en los cuales traza unos zapatos enchancletados. Cu- brzanle las piernas unos zaragiiellos de lienzo anchos i largos hasta los tobillos : el sombrero era de los de hampa, cam- panudo de copa,J i tendido de falda:J atravesdbale un tahali f Crisostomo, is a personage who, in Don Quixote, the work from which this piece is extracted, is supposed to have sunk into an un- timely grave by the effects of disappointed love.

EDAD DE ORO, Die ho s a edad i siglos dichosos aquellos a quien los anti- guos pusieron nombre de dorados; i no porque en elios el oro, que en nuestra edad de hierro tanto se estima, se alcan- zase en aquella venturosa sin fatiga alguna, sino porque en- tonces los que en ella vivian ignoraban estas dos palabras de "tuyo i mio. Les claras fuentes, i corrientes rios en magnifica abundancia sabrosas i transparentes aguas les ofreczan. En las quiebras de las penas, i en los huecos de los arboles, formaban su republica las solicitas i discretas abejas, ofreciendo a cual- quiera mano, sin interes alguno, la fertil cosecha de su dulci- simo trabajo.

Los valientes alcornoques despedzan de si, sin otro artif icio que el de su cortesia, sus anchas i livianas cor- tezas con que se comenzaron a cubrir las casas sobre riisticas estacas sustentadas, no mas que para defensa de las inclemen- cias del cielo. Todo era paz entonces, todo amistad, todo concordia; aun A modo de las del perrillo, 'like a cutlass. Entonces si que andaban las simples i hermosas zagalejas de valle en valle, i de otero en otero, en trenza i en cabello, sin mas vestidos de aquellos que eran menester para cubrir honesta- mente lo que la honestidad quiere i lia querido siempre que se cubra.

I no eran sus adornos de los que ahora se man, a quien la purpura de Tiro, i la por tantos modos martirizada seda encarecen, sino de algunas hojas de verdes lampazos i yedra entretejidas,f con lo que quiza iban tan pomposas i compuestas, como van ahora nuestras cortesanas con las raras i peregrinas invenciones que la curiosidad ociosa les ha mostrado. Entonces se decoraban los conceptos amorosos del alma simple i sencillamente, del mismo modo i manera que ella los concebza, sin buscar artiflcioso rodeo de palabras para enca- recerlos. No habta el fraude, el engano, ni la malicia mez- clandose con la verdad i llaneza.

La justicia se estaba en sus propios terminos, sin que la osasen turbar ni ofender los del favor i los del interes,J que tanto ahora la menoscaban, turban i persiguen. Now quien, 'whom,' refers only to persons. Una, pues, de esta nacion, jitana vieja, que podia ser jubi- lada en la ciencia de Caco, crib una muchacha en nombre de nieta suya, a quien puso por nombre Preciosa, i a quien ensefib todas jitanerias i modos de embelecos i trazas de Awr- tar.

Salib la tal Preciosa la mas unica bailadora que se hallaba en todo el jitanismo, i la mas hermosa i discreta que pudiera publicar la fama. I flnalmente la abuela conocib el tesoro que en la nieta tenia, i asi determinb el aguila vieja sacar a volar el aguilucho i ensefiarle a vivir por sus unas. Duerme el criado, i esta velando el senor, pensando como le ha de sustentar, me- jorar i hacer mercedes.


  • Ellipse (French Edition).
  • Noticias de que buena 92.7 fm.
  • Best-Loved Treasure Trove of Childrens Country Life Nursery Rhymes.
  • Dictionnaire Argot-Français (French Edition).

La congoja de ver que el cielo se hace de bronce sin acudir a la tierra con el conveniente Sacar a volar el aguilucho, 'to draw the eaglet from the nest. The verb may, in Spanish, as it has been frequently repeated, precede or follow its subject. The difficulty in translating into English the above sentence, as well as many others with which the student has already met, arises only from the circumstance of the verb preceding its subject. See notes 9, 23, 32, 40, Yo, aunque Moro, bien se por la comunicacion que he tenido con cristianos, que la santidad consiste en la caridad, humildad, fe, obediencia, i pobreza; pero con todo eso digo que ha de tener mucho de Dios el que se viniere a conten- tar con ser pobre, si no es de aquel modo de pobreza de quien dice uno de sus mayores santos : u Tened todas las co- sas como si no las tnvieseis" i a esto llaman pobreza de espiritu.

Pero tu, segunda pobreza, que eres de la que yo hablo, I porque quieres estrellarte con los hidalgos i bien nacidos mas que con la otra jente? Porque losf obligas a dar pan- talia, a los zapatos, i a que los botones de sus ropillas unos sean de seda, otros de cerdas, i otros de vidrio? Al rigor i severidad en castigar, de que asi mismo le cargan, dieron ocasion los tiempos i las costumbres tan estragadas.

Manual de la Buena Esposa - ¡basta de Divorcios! / The Good Wife Manual

Los escritores estranos le achaean de hombre astuto, i que a veces faltaba en la palabra si le venia mas a cuento. Prescott, Esq. Ademas que se acomodaba al tiempo, al lenguaje, al trato i manas que entonces se usaban. La ingratitud que con el se uso, acreccntb su gloria, i aun le preservb que en lo ultimo de su edad no tropezase, como sea cosa diricultosa i rara nave gar muchas veces sin padecer alguna borrasca.

A muchos grandes personajes con el dis- curso del tiempo se les escurese la claridad i fama que primero gandron. El tiempo le cortb la vida : su nombre compelird con lo que el mundo durare. Tachas a nadie pueden faltar, sea por la frajilidad propia, 6 por malicia i envidia ajena, que combate principalmente los altos lugares. Tenia buenas partes naturales, condicion i costumbres no malas : si las faltas, si los vicios sobrepujasen, el suceso i el remate lo muestran.

Era de injenio vivo i de juicio agudo, sus pala- bras concertadas i graciosas : usaba de donaires con que picaba, aunque era naturalmente algo impedido en la habla : Acostumbra poner, -is apt to give. Allegbse el menosprecio que tema de los hombres, como enfermedad de poderosos. Dejdbase visitar con dificultad: mostrdbase aspero, en especial de media edad adelante : fue en la colera mui des- enfrenado, ecsasperado con el odio de sus enemigos, i desapo- derado por los trabajos en que se vib: a manera de fiera que agarrochean en la leonera i despues la sueltan, no dejaba de hacer riza.

Fue este un estrano ejemplo, para que en los siglos veni- derosf tuviesen que considerar, se admirasen, i temiesen; i supiese? Luego que murib el Rei D. Alonso su padre, fue, como era razon, en los reales de Aljeciras, apellidado por rei, si bien no tenia mas de quince atlos i siete meses. Entre estas virtudes se vezan no menores vicios, que entonces asomaban, i con la edad fueron mayores: tener en poco i menospreciar las jentes, decir palabras afrentosas, oir soberbiamente, dar audiencia con dificultad, no solamente a los estranos, sino a los mismos de su casa. Estos vicios se mostraban en su tierna edad : con el tiempo se les juntaron la avaricia, la disolucion en la lujuria, i la as- pereza de su condicion i costumbres No faltaron perversos hombres que conquistaban la tierna edad i voluntad del rei con un pesimo jenero de servicio, que era proponerle todas las maneras de torpes entretenimientos, i ayudarle a conseguir sus deseos deshonestos, sin ningun respeto de lo honesto ni miedo de los hombres.

En grandisimo perjuicio de la republica granjeaban el favor i privanza del rei. En el palacio todo era deshonestidad ; fuera de el todo crueldad, a la cual todos los demas vicios reconocian i daban ventaja. Hermosura llamb Dios a la paz por Isaias, diciendo que en ella, como sobre rlores, reposaria su pueblo. Aun las cosas que carecen de sentido, se rogocijan con la paz. Apenas se conocen hoi en sus cadaveres las ciudades i cas- tillos de Alemania.

Tinta en sangre mira Borgoiia la verde cabellera de su altiva frente, rasgadas sus antes vistosas faldas, quedando espantada de si misma. Son medrosas las leyes, i se retiran i callan cuando ven las armas. Por esto dijo Mario, escusan- dose de haber cometido en la guerra algunas cosas contra las leyes de la patria: que no las habia oido con el ruido de las armas.

En la guerra, no es menos infelicidad, como dijo Tacito, de los buenos, malar, que ser muertos. No sera dificultoso echar de toda la pro- vincia unos pocos ladrones, si los que en numero, esfuerzo i causa les hacemos ventaja, juntamos con esto la concordia de los animos. Para esto hagamos presente i gracia de las quejas particulares, que unos contra otros tenemos, a la patria comun; porque las enemistades particulares no sean parte para impedimos 46S el camino de la verdadera gloria.

Demas de esto, no debeis pensar que en vengar nuestros agravios se ofenden Dios i la relijion, que es el velo de que ellos se cu- bren. Ca el cielo, no suele favorecer a la maldad; i es mas justo persuadirse acudira a los que padecen injustamente; ni hai para que temer la felicidad i buena andanza de que tanto tiempo gozan nuestros enemigos. Sus pueblos estaban envueltos en la barbarie, i la embriaguez, cuando en Venecia Jloreczan injenios de primer orden.

I sin embargo Venecia no es mas que un cuartel de Austriacos ; i la reina del Adri- atico es esclava de un gabinete opresor i enemigo de las luces. Pesada cosa es rclatar sus ultrajes, nues- tras miserias i peligros, i cosa mui vana encarecerlos con palabras, derramar Lagrimas, despedlr suspiros. La prosperidad i regalos nos ejiflaquecieron, e hicieron caer en tantos males ; las adversidades i trabajos nos avivan i nos despiertan.

Estoi determinado con vuestra ayuda, de acometer esta empresa i peligro, bien que mui grande ; por el bien comun, mui de buena gana ; i en lanto que yo viviere mostrarme enemigo, no mas a estos barbaros, que a cualquiera de los nuestros que rehusare tomar las armas i ayudamos en esta guerra sagrada, i no se determinare de veneer 6 morir antes de sufrir vida tan miserable, tan estrema afrenta i desventura. Before the final passage of the bill to that effect, the question of the continuance or abolition of that tribunal, was discussed with all the ardour, eloquence, knowledge, argument, and facts, which the best and wisest minds of Spain possessed, or could produce.

Ruiz Padron, a Clergyman of great intellectual endowments, and moral purity, was one of the great champions against the Inquisi- tion. The above piece is an extract of the end of one of his Speeches on the occasion. Yo cntro en los magniiicos palacios de la inquisieion, me acerco a las puertas de bronce de sus horribles i hediondos calabozos, tiro los pesados i asperos cerrojos, deseicndo i me paro a media escalera. Alii vco a un sacerdote del Seiior pade- clendo por una atroz calumnia en la mansion del crimen ; aqui a un pobre anciano, ciudadano honrado i virtuoso, por una intriga domestica ; aculla a una infeliz joven, que acaso no tcndria mas delito que su hermosura i su pudor Aqui enmudezco, porque un nudo en la garganta no me per- mite articular; porque la debilidad de mi pecho no me deja proseguir.

Las jeneraciones futuras se llenardn de espanto i admiracion. Cuanta haya sido la gloria de nuestra nacion ni tu la ignoraS ni hai para que relatarla. Por grande parte del mundo estendimos nuestras armas : a los Romanos, senores del mundo. Si cuando nuestras fuerzas las teniamos enteras, no fmmos bastantes a resistir ;por ventura, ahora que estdn por el suelo, pensamos prevalecer? Los pecados, sin duda, de toda Espaiia con que tenemos irritado a Dios, que aun no parece esta harto de nuestra sangre.

El nombre de nuestro imperio, la fuerza de vuestros pechos os debe animar, tRcordaos de vuestras grandes hazanas, de vuestra nobleza, de la honra de vuestros antepasados ; ij los que, vencidas taritas provincias, disteis leyes a gran parte del mundo, tened por cosa mas grave que la misma muerte, dejaros veneer de jente desarmada i vil, que a manera de ladrones no se atrevi- eron a pelear en campo raso. Vos tenets un mismo corazon, una voluntad i necesidad de pelear por la vida, por la patria, por nuestra gloria. Tu eres el solo que ecsiste por si mismo.

Tu eres el unico que es grande i escelente por su propia naturaleza. I Que, mi Dios, yo sere eterno como tu? I Que esperas hollar en esos espacios en que corres siempre vago i nunca satisfecho? Si quieres ser feliz, busca a tu Dios, que nunca estd lejos de ti.

Toda la natural eza te le muestra. Toda ella canta su santo nombre. Pero tu no quieres oirle; porque siempre andas huyendo de ti mismo. Los incesantes dones que recibes te indican la mano de donde vienen. Esa vida en que le desconoces te prueba su amor, pues que te la conserva.

Tu duermes tranquilo, recli- nado en su seno paternal ; pero, olvidando la mano protectors que te sosjiem, te entregas a los delirios de suerios engaiiosos que te halagan con falsas ilusiones. Por mas que se haga sordo, la importunidad de tu voz austera, de tu grito terrible, penetra hasta su corazon, i le hace estremecer en medio de tus delincuentes.

No da un paso sin ver los espantosos atributos de tu violencia destructora; sin hollar las victimas con que cubres el globo i que la justicia divina enfrega a tu insaciable sana. Dime, mortal, i no oyes algunas veces esos taiiidos melan- colicos que desde las torres de los templos se esparcen en los aires, i cuya severa majestad domina sobre el trafago confuso del ruido i los negocios de los hombres? Ellos se hacen entender con acentos eficaces, i hablan con estilo poderoso al alma que conserva todavia un resto de su primitiva elevacion. Su impresion de terror i tristeza en un corazon que aun no estd muerto, es un indicio de que puede volver a la virtud ; es el crepusculo de la relijion, que quiere amanecer i derramar en el todas sus luces.

El deseo de alcanzar fama es activo en gran manera. Este que comma con pasos graves i circunspectos, es Tucidides, a quien la emulacion a la gloria de Herodoto puso la pluma en la mano para escribir sentenciosamente las guer- ras del Peloponeso. Aquel de prof undo semblante es Polibio, que en cuarenta libros cscribio las listerias Romanas, de las cuales solamente han quedado cinco, a que perdonb la injuria de los tiempos ; pero no la malicia de Sebastian Maccio, que ignorantemente le?

El que con la toga lisa i liana, i con libre desenvoltura le sigue, en cuya frente est a delineado un animo candido i pru- dente, libre de la servidumbre de la lisonja, es Plutarco, tan versado en las artes politicas i militares, que, como dijo Bo- dino, puede ser arbitro en ellos. El otro de suave i apacible rostro, que con ojos amorosos i dulces, atrae a si los aniinos, es Jenofonte, a quien Diojenes Laercio llamb u Musa Atica," i otros con mas propiedad "Abeja Atica. Aquel de las cejas caidas i nariz aguileiia, con antojos de larga vista, desenfado i cortesano, cuyos pasos cortos ganan Libre desenvoltura, 'with easy folds.

Bepara en la serena frente, i en los eminentes labios de este, que parecen destilan miel, i nota bien el ornato de sus vestidos, sembrado de varias flores, porque es Tito Livio, de no menos gloria a los Romanos que la grandeza de su imperio. No sino prodijio de aten- ciones, respondib Critilo. On looking for him, they are supposed to meet a person full of eyes, whom the author of the novel calls a moral Argus. This per- sonage is introduced to show how important it is to be cautious, consi- derate, prudent in this world ; that is, how necessary it is for us to see, or think deeply and maturely before we act.

Spanish Edition Confessions of a Mega-Church Pastor (Paperback)

Mas i si serta Argos? Pero no, que ese fue del tiempo antiguo; i no se hallan ya semejantes desvelos. Baltasar Gracian. No escuchaba interseciones, ni se obraba con el bajo manga, que no la tenia ancha, antes de una legua conocia a todo hombre. No se ahorraba con nadie, jamas hizo cosa con es- crupulo; no condescendia, ni con senores, ni con principes, ni con reyes, i, lo que es mas, ni con validos. These extracts are given to initiate the student into an acquain- tance with the style of the seventeenth century, when double entendres and ingenious conceits were much in use.

Eii prueba de esto, llegb en aquella misma ocasion un grave personaje, no ya pidiendo, sino mandando que le abriesen las puertas tan de par en par como al mismo Conde de Fuentes. Miroselo el severo alcaide, i a la prim era ojeada conocib que no la merecia; i respondioie que no habia lugar. Respondio que sus amigos. Riolo mucho, i dijo, "mas valiera que vuestros enemigos. U A fe que no es a la moda inconquistable a los doblones.

Ahora digo que no me espanto, trabajo hemos de tener en la entrada. Esta otra no viene iirmada, que aun para ello le dolio el brazo a la poltroneria; a ambar huele este papel, mas valiera a polvora. X Pretenderla, 'to ask it,' i. Cual suele el ruisenor con triste canto Quejarse, entre las hojas escondido, Del duro labrador, que cautamente Le despojo su caro i dulce nido De los tiernos hijuelos, entre tan to Que del amado ramo estaba ausente ; I aquel dolor que siente. The above mournful strain is excited by the death of Nemoroso's lover. De esta manera, snelto yo la rienda A mi dolor, i asi me quejo en vano De la dureza de la muerte airada.

Ella en mi corazon metio la mano I de alii me llevo mi dulce prenda. Que aquel era su nido i su morada. El venero crecido Modera, de las lagrimas que lloro? Tu favor celestial humilde imploro: Fen, a un triste conforta, Sublime soledad, i libre sea Del confuso tropel que me rode a. El sepulcro, gozarte? Pon, pon freno a la risa, polvo vano, I en tan vulgar, culpable desconcierto Entra en tu corazon a contemplarte.

Vuelve los ojos A tus miseros dias ; de tus gustos La flor huyo, quedaron los abrojos Como castigos justos : I las fugaces horas se volaron. Tu, augusta soledad, al alma llenas De otra sublime luz, tu la separas Del placer pestilente ; I mientras en silencio la enajenas, A la virtud el animo preparas, I a la verdad inclinas transparente Del cielo fuljente Hacienda que nos abra b3X el hondo abismo Do esconde sus tesoros celestiales. El hombre iluminado ve en si mismo Las seiias inmortales, Merced a tu favor, de su grandeza, Del mundo vil hollando la bajeza.

La mente sin los lazos que detienen Preso su hidalgo ardor, en raudo vuelo Las vagas nubes pasa, Llegando a do su trono alzado lienen Al inmenso Hacedor los altos cielos ; I a su divina norma se compasa: Construct : I inclinas d la verdad transparente del cielo fuljente ha- cienda que nos abra, 'and thou inducest transparent truth of refulgent heaven to open to us. El sabio, solo el sabio, las prisiones Rompe con mano fuerte : Intrepido de todo se retira; I de la play a la borrasca mira. Naced, vistosas flores, Ornad el suelo, que llorb desnudo So el cetro helado del Invierno rudo, Con los vivos colores, Construct : Gozosa se alimenta i satisface de su lumbre sin tasa, 'the mind, joyful, feeds on and enjoys its immense light, 5 i.

En que matiza vuestro fresco seno Rica naturaleza. Ya rie Mayo, i cefiro sereno Con deliciosos besos, solicita Vuestra sin par belleza; I el rudo broche a los capullos quila. Pareced, pareced, ; 6 del verano Hijas i la alma Flora! I al nacarado llanto de la Aurora Abrid el caliz virjinal. Ya siento, Ya siento en vuestro aroma soberano, Divinas flores, empapado el viento; I aspira la nariz i el pecho alienta Los ambares que el prado les presenta Do quiera liberal.

Mas jah! Si os roba, flores, el ferviente Estio, Mayo os levanta del sepulcro umbrioj I a brillar otra vez naceis hermosas. Asi, j o jazmin! Entre el verde agradable de tus ramas; I con tu olor subido Parece que amoroso A las zagalas que te corten, clamas. Para enlazar sus sienes venturoso. Mientras el clavel en purpura tenido En el flecsible vastago se mece; 1 oficioso desvelo a la belleza, A Flora i al Amor un trono ofrece En su globo encendido, Hasta que trasladado A algun pecho nevado, Mustio sobre el desmaya la cabeza I el cerco encoje de su pompa hojosa.

I la humilde violeta, vergonzosa, Por los valles perdida Su modesta beldad cela encojida. Mas el ambar fragrante Que le roba fugaz mil vueltas dando El aura susurrante, En el sus vagas alas empapando, Descubre fiel do esconde su belleza. I en galas emulando a los claveles, Con fajas mil vistosas De su viva escarlata Recama la riquisima librea. No tu, azucena virjinal, vestida Del manto de inocencia en nieve pura I el caliz de oro fino recamado; No tii, que en el aroma mas preciado Baiiando tu hermosura, A par los ojos i el sentido encanlas De los toques mecida De mil lindos Amores, Que vivaces codician tus favores, jO como entre sus brazos te levantas!

Shop with confidence

Hoi, bella Psiquis, por la vez primera Siento que el Dios de las delicias era. To enhance the colour of the rose, the poet here says, that Venus, on being pricked, gave that flower the blood which issued from her foot. Salve jrosa divina! Salve; i ve, llega a mi jentil pastora A rendirle el tributo De tus suaves odores ; I humilde a su beldad la frente inclina. Salve [divina rosa! Those adjectives which terminate in, o, an, or on, are made feminine by the changing of o into a; and by the addition of a, to those that end in an or on.

The plural of words is formed in Spanish by the addition of s to those which end in a vowel, and es to those that end in a consonant, or ac- cented vowel; as, lifrro-s, amor-es, alholi-es. Those ending in z, change the z into ces, as almirez, a mortar, ahm- reces, mortars. Those ending in i, change it into yes, as rei, king; reyes, kings.

A, prep, to, in, at, for, under, on. A, or Ah, inter, ah, alas. A lo lejos, ad. Abajo, ad. Abalanzando, F. Abalanzar, ger. Abalanzar, inf. Abandonado-a, a. Abandonais, F. Abandonar, ind. Abandonar, inf. Abandonas, F. Abandonar, subj. Abandono, sm. Abandono, F. Abandonar, lad. Abarcar, inf. Abasto, sm.

Abate, F. Abatir, ind. Abatir, inf. Abatimiento, sm. Abeja, sf a bee. Abertura, sf aperture, way, com- mencement. Abismado, a. Abierto-a, F. Abrir, a. Abierto, part. Abismado, part, and a. Abismo, sm. Ablandan, se ind. Abono, sm. Aborrecedor-a, s. Aborrecer, part, ha- ted, disliked, abhorred. Abordara, F.

Abordar, ind. Abordar, subj. Aborrece, F. Aborrecer, ind. Aborrecer, inf. Aborrec'an, F. Aborrecer, subj. Aborrezeo, F. I abhor. Abra, F. A bra, F. Abr'r, imp. Abrasado-a, F. Abrasar, part, adjec. Abraza, F. Abrazar, imp. Abrazaba, F. Abrazar, ind. Abrazando, F. Abrazar, ger. Algunas veces, las personas se dedican a un ayuno con agua, lo que quiere decir que no comen, pero siguen bebiendo agua. Eran ambas cosas. Durante una huelga llena de tensiones, algunos de los miembros del UFW deseaban ejercer represalias contra la violencia que se empleaba contra ellos.

Muchos miles de personas rodearon el palacio de justicia para ofrecerle su apoyo, porque se daban cuenta de que lo necesitaba en su estado de debilitamiento. Expresa sus poderosas razones espirituales para el ayuno. Muchos decidieron no adquirir esa fruta porque simpatizaban con la lucha.

buena esposa translation English | Spanish dictionary | Reverso

Muchas propuestas de California se aprobaron en contra de sus deseos. Esto fue real sobre todo en lo que se refiere a la batalla contra el uso desmedido de pesticidas. Otros de los sindicatos estaban dispuestos ignorar los efectos de los pesticidas; pero no el UFW. Han creado un legado de dolor, miseria y muerte tanto para los trabajadores del campo como para los consumidores … Esos pesticidas empapan los terrenos. Hizo todo lo que estuvo a su alcance, incluyendo el ayuno, para obtener respaldo para su causa.

Beautiful People

No consideraba que se hubiera ganado del todo la batalla. Fue de pueblo en pueblo, tratando de convencer a los consumidores de que no comieran uva hasta que estuviera carente de pesticidas. En la misa de su funeral, el cardenal Roger M. El UFW sigue ayudando a los explotados y a aquellos cuyas vidas se ponen en peligro por los cultivos mismos que tratan de cosechar.

Este fortalecimiento era la meta del UFW. Los que se oponen nuestra causa son ricos y poderosos, y tienen muchos aliados en los altos niveles. Nosotros somos pobres. Nuestros aliados son pocos; pero tenemos algo que los ricos no poseen. El ser hombre es sufrir por otros. Sus metas son las de seguir inspirando a otros. El costo puede ser un factor al momento de elegir un enfoque para su tratamiento. Cuidar de personas que sufren problemas de consumo de alcohol puede resultar sumamente estresante.

Es importante que cuando intente ayudar a su ser querido, busque a la vez una manera de cuidar de usted mismo. Puede ayudar el buscar apoyo de otros, incluidos amigos, familiares, comunidad y grupos de apoyo. En todo camino que emprendemos, solemos caer en fracasos, aprender de ellos y retomar la marcha. Los trastornos debidos al consumo de alcohol no son diferentes. Intente ser paciente con su ser querido. Es muy frecuente que estemos tan enojados o desalentados que damos por sentado cuando las cosas mejoran. Una palabra de aprecio o reconocimiento puede lograr mucho.